El fomento y difusión de nuestra arquitectura es una de las tareas que este Colegio Territorial de Arquitectos de Valencia viene realizando con orgullo y satisfacción, desde su fundación. Nuestro patrimonio arquitectónico es una riqueza colectiva y un imprescindible elemento de identidad cultural, y es por ello que la exposición a la luz pública de esta selección de edificios de la ciudad de Valencia, desde su fundación hasta el momento actual, ha de constituir un importante apoyo para su conocimiento y disfrute.

EDIFICIOS PASAJE RIPALDA

  • EDIFICIOS PASAJE RIPALDA

EDIFICIOS PASAJE RIPALDA

Año Construcción: 
1889
Situación: 

c/ San Vicente 29, c/ Moratín

Autor: 
Joaquín María Arnau Miramón
Intervenciones: 
José Luis Testor Gómez

En un punto de gran valor comercial a finales del s. XIX, próximo a la plaza del Mercado, se proyectó este edificio con pasaje cubierto que conectaba las antiguas plazas de Cajeros y de la Pelota. El Pasaje Ripalda, primer pasaje comercial de Valencia, tuvo influencias italianas y francesas. Determinante en su configuración fue la estancia en Roma de Arnau tras terminar sus estudios en 1874, lo que le permitió conocer la arquitectura italiana contemporánea. Aquí reproduce, a menor escala, galerías comerciales con viviendas como la dedicada a Vittorio Emmanuele en Milán de 1865, o la de Humberto I en Nápoles de 1887. El Pasaje Ripalda, al igual que aquéllos, es de modestas proporciones pero intentaba imitar con su lenguaje la opulencia de la arquitectura europea del momento. La decoración ecléctica de las fachadas mostraba elementos de distintas procedencias: desde clásicos (columnas corintias, pilastras dóricas, arcos de medio punto, etc.) a falsas mansardas y esculturas de remate importadas de la arquitectura francesa. Se cubre por una bóveda armada de acero y cristal y en él se diferencian las plantas baja y entresuelo, comerciales como en el resto de la calle San Vicente, de las plantas superiores con lujosas viviendas. Muy modificado, la mayor transformación, de mediados del s. XX, se debe a José Luis Testor, que proyectó una reforma global que suprimió la profusa decoración, incorporó miradores y sobreelevó en una planta el edifico.


(Texto extraido de la "Guia de Arquitectura de Valencia" CTAV 2007. + Información)