El fomento y difusión de nuestra arquitectura es una de las tareas que este Colegio Territorial de Arquitectos de Valencia viene realizando con orgullo y satisfacción, desde su fundación. Nuestro patrimonio arquitectónico es una riqueza colectiva y un imprescindible elemento de identidad cultural, y es por ello que la exposición a la luz pública de esta selección de edificios de la ciudad de Valencia, desde su fundación hasta el momento actual, ha de constituir un importante apoyo para su conocimiento y disfrute.

COLEGIO MAYOR LLUÍS VIVES

  • COLEGIO MAYOR LLUÍS VIVES
  • COLEGIO MAYOR LLUÍS VIVES

COLEGIO MAYOR LLUÍS VIVES

Año Construcción: 
1935 (1936-1957)
Situación: 

Avda. Blasco Ibáñez 58

Autor: 
Javier Goerlich Lleó

Abandonado definitivamente el sueño de la burguesía valenciana del s. XIX de construir una ciudad jardín en el Paseo de Valencia al Mar, como consecuencia entre otras cosas de la suspensión de la Ley de Casas Baratas, en la década de los treinta se retoma la idea de instalar en estos terrenos la nueva Ciudad Universitaria. A instancias del rector Juan Peset se había aprobado en 1935 la terminación de la Facultad de Ciencias y la construcción de una Residencia de Estudiantes similar a la de Madrid. Durante la Guerra Civil las obras se paralizaron y con posterioridad el proyecto de la Residencia, ahora denominada Colegio Mayor, fue modificándose hasta perder su carácter laico e innovador, concluyendo sus alas en 1954 y 1957. En la actualidad, recobrado gran parte del impulso inicial, ofrece residencia a profesores y estudiantes universitarios de ambos sexos. Es un edificio exento de estructura simétrica y desarrollo en peine, situado en una manzana que se ha compactado gradualmente al sustituir arbolado e instalaciones deportivas por aularios de la Universidad. Consta de sótano, donde se encuentran los servicios generales; planta baja con el acceso principal y locales de uso comunitario, incluida la capilla proyectada en 1945 en sustitución de la biblioteca y que ha sido recientemente acondicionada como salón de actos; y cuatro plantas superiores que albergan dormitorios, las dos primeras ocupan la totalidad de la planta y las superiores lo hacen parcialmente dando lugar a amplias terrazas. Sus fachadas, que responden en gran medida al proyecto de 1935, muestran la habilidad de Javier Goerlich en el manejo de diferentes estilos, en este caso un ortodoxo racionalismo aerodinámico, utilizando para ello elementos y detalles propios de la arquitectura naval. Los interiores, realizados posteriormente, incluyen desde fragmentos racionalistas y dèco, hasta otros de gusto neocasticista.


(Texto extraido de la "Guia de Arquitectura de Valencia" CTAV 2007. + Información)