El fomento y difusión de nuestra arquitectura es una de las tareas que este Colegio Territorial de Arquitectos de Valencia viene realizando con orgullo y satisfacción, desde su fundación. Nuestro patrimonio arquitectónico es una riqueza colectiva y un imprescindible elemento de identidad cultural, y es por ello que la exposición a la luz pública de esta selección de edificios de la ciudad de Valencia, desde su fundación hasta el momento actual, ha de constituir un importante apoyo para su conocimiento y disfrute.

EDIFICIOS RESIDENCIALES PASAJE RUZAFA

  • EDIFICIOS RESIDENCIALES PASAJE RUZAFA
  • EDIFICIOS RESIDENCIALES PASAJE RUZAFA
  • EDIFICIOS RESIDENCIALES PASAJE RUZAFA
  • EDIFICIOS RESIDENCIALES PASAJE RUZAFA

EDIFICIOS RESIDENCIALES PASAJE RUZAFA

Año Construcción: 
1954-1969
Situación: 

c/ Ruzafa 25, c/ Cirilo Amorós 6 y 8, Gran Vía Marqués del Turia 7

Autor: 
Miguel Colomina Barberá

Durante la década de 1930 todavía era evidente la uniformidad de alturas en las construcciones del conocido como Ensanche de Colón (4 o 5 plantas), pero en la siguiente y de acuerdo con el Plan General de Ordenación de Valencia y su Cintura empezaron a derribarse muchas de ellas para levantar otras más altas y con mayores profundidades edificables. Siguiendo esta dinámica renovadora, la entidad “Edificaciones Civiles S. A.” puso en marcha en 1954 una idea que se había gestado en 1946 y abandonado tres años después (Pasaje Ruzafa, arquitecto M. Peris Vallbona), la apertura de un pasaje o galería comercial en una de sus primeras manzanas, en cuyo interior se encontraban unos antiguos talleres de litografía. Miguel Colomina Barberá, arquitecto de esa sociedad, redactó entre 1954 y 1966 los proyectos de los tres edificios entre medianeras que debían incorporar los accesos al nuevo y moderno Pasaje, y también los correspondientes al tramo interior.

El edificio 1 (Ruzafa nº 25, 1954-1957) dispone de sótano, baja y primera destinadas a sede bancaria (BBVA, diseñada conjuntamente y por el mismo arquitecto) y seis plantas superiores de uso residencial (5 y ático parcialmente retranqueado). El acceso está en el pasaje mientras que el núcleo vertical (escalera y dos ascensores) se sitúa en el centro de la parcela y da servicio en cada planta a dos grandes viviendas y a una dependencia destinada a vivienda-apartamento o despacho. Su fachada principal, configurada a partir de una composición basada en la simetría central y en el equilibrio entre volúmenes, es de inspiración madrileña con paño central de ventanas seriadas dentro de una retícula de ladrillo y piedra natural y terrazas profundas a ambos lados. Su esmerada ejecución se debe a un cuidado y detallado diseño de todos sus elementos y a una adecuada elección de materiales (ladrillo, piedra de Godella, mármol gris Deva oscuro, carpinterías y cerrajerías de aluminio,…).

El edificio 2 (Marqués del Turia nº 7, 1957-1961) dispone de sótano, baja y primera de uso comercial y siete plantas de carácter residencial (6 y ático retranqueado). El acceso también está en el pasaje y su núcleo vertical (escalera y dos ascensores) da servicio a dos viviendas por planta. Su fachada principal, de una ajustada racionalidad, refuerza la singularidad y altura del acceso al pasaje eliminando soportes estructurales intermedios, y atenúa la verticalidad del conjunto con bandas horizontales diáfanas (terrazas únicas con antepechos y separadores de vidrio).
El edificio 3 (Cirilo Amorós nº 6 y 8, 1966-1969. Premio COACV 1973) dispone de sótano-aparcamiento, baja y primera de uso comercial y siete plantas de carácter residencial (6 y ático retranqueado). El acceso se ubica fuera del pasaje y junto a la rampa del garaje, y comunica con un núcleo vertical centrado (escalera y dos ascensores) que da servicio en cada planta a dos viviendas y un despacho. En su fachada principal aparece diferenciado, como en los otros edificios, el basamento comercial y el cuerpo residencial, pero ahora el primero se retranquea y acristala, y en el segundo, un terso y volado plano aplacado con piedra, los huecos se concentran para conseguir terrazas triangulares y ajardinadas que mejoran las orientaciones y aumentan las luces rectas. Las novedosas viviendas, amplias y muy similares en los tres edificios, demuestran la habilidad de este arquitecto para trabajar con patios interiores (laterales o centrales, cerrados o abiertos al interior de la manzana), necesarios para acomodar los extensos programas funcionales a las grandes profundidades edificables. Los dos primeros tramos del Pasaje (Gran Vía y Ruzafa) funcionaron de manera independiente hasta que fueron conectados en 1964, mediante un nuevo proyecto (M. Colomina, 1960) que aumentaba la superficie comercial dando lugar a un pequeño jardín interior, abierto al principio y luego cerrado parcialmente (M. Colomina, 1965). Con la terminación del edificio 3 en noviembre de 1969 el Pasaje se extendió definitivamente hasta la calle Cirilo Amorós.


(Texto extraido de la "Guia de Arquitectura de Valencia" CTAV 2007. + Información)