El fomento y difusión de nuestra arquitectura es una de las tareas que este Colegio Territorial de Arquitectos de Valencia viene realizando con orgullo y satisfacción, desde su fundación. Nuestro patrimonio arquitectónico es una riqueza colectiva y un imprescindible elemento de identidad cultural, y es por ello que la exposición a la luz pública de esta selección de edificios de la ciudad de Valencia, desde su fundación hasta el momento actual, ha de constituir un importante apoyo para su conocimiento y disfrute.

FACULTAD DE FILOSOFÍA Y CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN

  • FACULTAD DE FILOSOFÍA Y CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN
  • FACULTAD DE FILOSOFÍA Y CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN

FACULTAD DE FILOSOFÍA Y CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN

Antigua Facultad de derecho

Año Construcción: 
1959 (1959-1963)
Situación: 

Avda. Blasco Ibañez 30

Autor: 
Fernando Moreno Barberá

A comienzos de los años 30 el proyecto del Paseo de Valencia al Mar fue modificado para incentivar la construcción de viviendas sociales. El inicio de los Grupos de Casas Baratas de las Asociaciones de la Prensa (1934) y Artes Gráficas (1935) hizo suponer el posible éxito de esta reforma, pero siempre pensando en la inestimable ayuda de la Universitat de València, que desde 1927 deseaba construir allí una verdadera ciudad universitaria. La riada vino a acelerar aquel ambicioso proyecto, pues en 1958 la Junta de Obras de la Universidad reclamó la urgente necesidad de levantar edificios destinados a los estudios de Leyes y de Filosofía y Letras, en unos solares municipales del Paseo que habían sido cedidos en 1944. El proyecto global fue redactado un año después por el arquitecto ceutí Fernando Moreno Barberá, que era el responsable de la Oficina de Arquitectura del Instituto Nacional de Industria y estaba dirigiendo las obras de la Casa del Brasil en la Ciudad Universitaria de Madrid. La Facultad de Derecho, la primera en construirse, es un auténtico ejemplo de artesana modernidad de raíz europea asentada en los años treinta y cuarenta, pero ya pasada por el tamiz norteamericano o por las interpretaciones mejicanas, venezolanas o brasileñas de la obra de Le Corbusier. Planteada como un ejercicio de edificación abierta, los diferentes volúmenes que lo forman se ajustan a las alineaciones de las dos calles que cierran la manzana, para dar lugar a un gran jardín de acceso que acentúa su fuerza compositiva frente al Paseo y a otro espacio abierto en la zona posterior, más pequeño pero también ajardinado, donde se sitúa el Aula Magna. El conjunto se articula en torno al edificio donde se encuentra el vestíbulo, diseñado con un gran vacío en su centro para reforzar psicológicamente la secuencia de acceso desde el exterior, y de él nacen todas las conexiones internas que conducen a los cuerpos bajos donde se encuentran el Aula Magna, sala de lectura, aulas, oficina y cafetería; y al más alto que alberga el decanato, salas de profesores y seminarios. Sus fachadas se tratan con gran diversidad constructiva y de acuerdo con las particulares condiciones de orientación, por ello las situadas al norte se cierran tan solo con muros definidos por vidrio y carpintería metálica, mientras que las del sur se protegen con significativos parasoles fijos de hormigón. El cuidado diseño de todos sus elementos interiores y exteriores, realizado por el propio arquitecto, se completa con los paneles artísticos realizados por Javier Clavo. El antiguo edificio ha sido recientemente restaurado y reformado, para poder hacer frente a sus nuevos usos como Facultad de Filosofía y Ciencias de la Educación. Está incluido, desde 1996, en el Registro Internacional DOCOMOMO.


(Texto extraido de la "Guia de Arquitectura de Valencia" CTAV 2007. + Información)