El fomento y difusión de nuestra arquitectura es una de las tareas que este Colegio Territorial de Arquitectos de Valencia viene realizando con orgullo y satisfacción, desde su fundación. Nuestro patrimonio arquitectónico es una riqueza colectiva y un imprescindible elemento de identidad cultural, y es por ello que la exposición a la luz pública de esta selección de edificios de la ciudad de Valencia, desde su fundación hasta el momento actual, ha de constituir un importante apoyo para su conocimiento y disfrute.

GRUPO RESIDENCIAL ISLA PERDIDA

  • GRUPO RESIDENCIAL ISLA PERDIDA

GRUPO RESIDENCIAL ISLA PERDIDA

Año Construcción: 
1952 (1952-1955)
Situación: 

Avda. Blasco Ibañez, c/ Crevillente, c/ Alguer, c/ Músico Ginés

Autor: 
José Fonseca, Juan Piqueras, José Gómez Mesa, Manuel Bastereche, Jose M Rodríguez Cano, Manuel Ruiz de la Prada

Este Grupo, oficialmente llamado Grupo Paseo al Mar, formó parte del ambicioso Plan 5000 Viviendas, aprobado en 1950 para contribuir a la erradicación del chabolismo en Valencia. Se construyó en dos fases sobre parcelas ubicadas en la nueva zona que, mediante la prolongación del Paseo de Valencia al Mar, debía enlazar la ciudad con los poblados marítimos. La primera de ellas, con un total de 456 viviendas y 32 locales comerciales, está definida por cuatro bloques idénticos de 8 y 9 alturas, con forma de doble “T”, paralelos entre sí y perpendiculares al paseo. La segunda ocupa en una banda perimetral y con 300 viviendas, una gran manzana rectangular de 7 y 9 alturas desarrollada en torno a un jardín central. Los núcleos verticales dan paso a dos viviendas por planta, excepto en los cuerpos frontales que lo hacen a tres (1ª fase) o cuatro (2ª fase). Son viviendas generalmente desarrolladas a dos caras con un programa compuesto por estar-comedor, cocina, aseo y dos, tres o cuatro dormitorios y con superficies entre 44 y 100 m2. Construidas en verdaderas condiciones de aislamiento urbano, de ahí su nombre popular, sirvieron para dar cobijo a los damnificados de la riada del 57 y para seguir permitiendo operaciones de reforma en el casco antiguo. Su discreta arquitectura, elemental y con ciertos rasgos retóricos y monumentales, su amplio programa funcional, y sobretodo su racionalidad compositiva ha permitido su integración en una zona dirigida en la actualidad a clases sociales económicamente superiores.
(Texto extraido de la "Guia de Arquitectura de Valencia" CTAV 2007. + Información)