El fomento y difusión de nuestra arquitectura es una de las tareas que este Colegio Territorial de Arquitectos de Valencia viene realizando con orgullo y satisfacción, desde su fundación. Nuestro patrimonio arquitectónico es una riqueza colectiva y un imprescindible elemento de identidad cultural, y es por ello que la exposición a la luz pública de esta selección de edificios de la ciudad de Valencia, desde su fundación hasta el momento actual, ha de constituir un importante apoyo para su conocimiento y disfrute.

GRUPO RESIDENCIAL MALVARROSA

  • GRUPO RESIDENCIAL MALVARROSA
  • GRUPO RESIDENCIAL MALVARROSA

GRUPO RESIDENCIAL MALVARROSA

Año Construcción: 
1973 (1974-1978)
Situación: 

c/ San Rafael 1

Autor: 
Alberto Sánchis Pérez

Como en el precedente edificio para la Cooperativa Virgen de los Llanos, estos dos proyectos se realizan apoyados por encuestas y por los propios cooperativistas que participan de esta búsqueda de nuevos modos y hábitos de vida. A pesar de estar destinadas a personas de economía modesta, se conciben desde una generosa captura del espacio público, donde trascender a las limitaciones del mercado y la legislación del momento.

Los espacios colectivos, desde los equipamientos comunales (guardería, local social, lavandería o un futuro jardín), al zaguán y corredores interiores, muestran esta voluntad de superar el edificio de viviendas ordinario para proponer nuevos modelos residenciales. Igualmente, la atención mostrada a cuestiones como la flexibilidad de la vivienda, la asignación de espacios propios a los grupos que la comparten (jóvenes y mayores) junto con la cocina, salón y comedor, la voluntad que todas las habitaciones sean exteriores y la espacialidad interior, invita a promover múltiples tipos de alojamiento en varios niveles. Así, el modelo reservaría las piezas de los hijos en la planta alta, y uno o dos niveles intercalados para padres y zonas comunes.

En la primera fase, se realiza el bloque norte (1973-77) constituido por un prisma lineal que se fractura a tenor de los variados módulos habitacionales. Dos zaguanes dan acceso al complejo corredor intermedio, recorrido por pasarelas y escaleras que comunican los distintos planos en los que se fraccionan las viviendas diseñadas según un módulo básico de tres niveles. El resultado es un logrado espacio laberíntico iluminado cenitalmente, en el que se pretenden diluir las fricciones entre comunidad y privacidad.

La segunda fase (1974-78) corresponde a un bloque en L, donde su mayor profundidad edificable permite la creación de un espacio interior menos complejo y denso de episodios, con terrazas abiertas al exterior en la planta primera donde se ubican la guardería y el club social. Plantas y alzados se corresponden con la misma idea de yuxtaposición de módulos de una planta, dúplex o viviendas en subniveles. La imagen resultante refleja esta agregación de unidades, haciendo presente la idea de obra inacabada susceptible de posterior crecimiento. Este proyecto para la Asociación de Vecinos de la Malvarrosa contó con la colaboración de arquitectos recién titulados o estudiantes como Gaspar Jaén, José Dapena, Jorge Stuyck, Luís Doménech, Ángel Zurilla, Juan José Heliodoro, Miguel del Rey y Vicent Soriano, como obra colectiva en la que se pretendía entablar nuevas formas de pensar y construir la arquitectura.



(Texto extraido de la "Guia de Arquitectura de Valencia" CTAV 2007. + Información)