El fomento y difusión de nuestra arquitectura es una de las tareas que este Colegio Territorial de Arquitectos de Valencia viene realizando con orgullo y satisfacción, desde su fundación. Nuestro patrimonio arquitectónico es una riqueza colectiva y un imprescindible elemento de identidad cultural, y es por ello que la exposición a la luz pública de esta selección de edificios de la ciudad de Valencia, desde su fundación hasta el momento actual, ha de constituir un importante apoyo para su conocimiento y disfrute.

EL JARDÍN DEL TÚRIA

  • EL JARDÍN DEL TÚRIA
  • EL JARDÍN DEL TÚRIA
  • EL JARDÍN DEL TÚRIA
  • EL JARDÍN DEL TÚRIA
  • EL JARDÍN DEL TÚRIA

EL JARDÍN DEL TÚRIA

Año Construcción: 
1985-2010
Situación: 

Antiguo cauce del río Túria entre los puentes Nou d´Octubre y Astilleros

En 1957 se inicia la ruptura definitiva de las íntimas relaciones que desde el año 138 a.C mantenían el río Turia y la ciudad de Valencia. La riada de octubre demostró la ineficacia de los históricos pretiles ante situaciones extremas y por ello se buscaron soluciones alternativas para modificar el trazado de los tramos finales del río. En 1958 se aprobó la Solución Sur y durante los años posteriores el viejo cauce estuvo preparado para albergar autopistas, estaciones ferroviarias y zonas industriales. Propuestas de contraplanificación, manifiestos de Colegios Profesionales y de la Comisión Pro-Cauce (1976, El llit és nostre i el volem verd) y movilizaciones populares consiguieron la cesión de la propiedad del viejo cauce a Valencia (1976, decreto de Juan Carlos I) y también la aprobación definitiva como zona verde y parque público de estos terrenos (1979). Tras un primer y fallido concurso nacional de ideas (convocado en 1978 pero sancionado en 1979 por el primer Ayuntamiento democrático) en 1981 se contrató el Avance del Plan Especial de Reforma Interior del Viejo Cauce del Turia al Taller de Arquitectura de Ricardo Bofill, cuyos trabajos finales se expondrían en la Lonja en junio de 1982. Este documento proponía un parque lineal que, además de ordenar y orientar el futuro desarrollo urbano, ayudase a recuperar el mar para la ciudad. Un afectado y redundante proyecto, exquisitamente dibujado, desarrolla una rigurosa y ajena geometría (“Los jardines clásicos del Turia”) que atenaza a sus dos únicos protagonistas: el verde y el agua. Un inmenso pinar estructura la secuencia de jardines (supuestamente mediterráneos, con naranjos, palmeras, cipreses, etc.) cuya composición quiere adaptarse a la forma que el cauce presenta en cada uno de ellos. Con este Avance, los resultados del programa de participación pública realizado y las sugerencias de Colegios Profesionales y Asociaciones ciudadanas se redactó el definitivo Plan Especial de Reforma Interior del Viejo Cauce del Turia, que una vez aprobado (1984) daría pie a la construcción de los 18 tramos (T1 a T18) individualizados entre Mislata y el barrio de Nazaret. Mediante otro concurso se adjudicaron en 1985 los primeros proyectos de urbanización (tramos T2, T10-11 y T3). Pese a este inicial empuje, veintidós años después el Jardín del Turia, tras maltratar injustamente alguno de los tramos ejecutados, se ha consolidado como un jardín incongruente, inacabado y con alguna muestra de buen diseño paisajístico.El T2 (1985, Vetges Tu i Mediterrània S.L con J. J. Hernández y J. Mª Arraiz; Premio Fundación Antonio Camuñas, Madrid 1990) se desarrolla entre el Azud de Rovella y el puente de Campanar. Basado en el esquema director y pensado como complemento del T1 (1989, Vetges Tu i Mediterránea S.L, el lago nunca construido) el tramo se diseña como representación ordenada de la naturaleza frente al desorden que caracterizaba entonces esta zona de la ciudad. Una particular y sugerente lectura del antiguo cauce, entendido a la vez como línea y como grieta, da lugar a un proyecto que se percibe como una sucesión de episodios y también como un espacio ensimismado, donde el agua, en sus variadas formas, ejerce de anfitrión. El T10-11 (1985, TA. Ricardo Bofill) está ubicado entre los puentes del Mar y del Ángel Custodio y ejecuta fielmente la temática clasicista del Avance (criticada entonces por la nula conexión con la historia del lugar) con un eje de simetría central que alinea el arbolado y todos los elementos arquitectónicos, incluido el gran estanque que acentúa la presencia del Palau de la Música. El T3 (1985-89; Otegui, Gisbert y Noguera, arquitectos) introduce, entre los puentes de Campanar y Ademuz, un estadio de atletismo con instalaciones complementarias que alteran la simetría central original, aunque el arbolado sigue ordenando los recorridos principales. Entre 1988 y 1990 se fueron urbanizando otros tramos de manera definitiva con usos forestales o lúdico-infantiles (T4 y 5, Consellería de Agricultura; XII, Rafael Rivera y Manolo Martín) o provisional con usos deportivos (T1, T6, T8, T9; Angel Zurilla). Finalmente el T14, situado frente a la Ciudad de las Artes y las Ciencias, fue primero proyectado como una densa arboleda que concluía en un estanque laminar (1992, Vetges Tu i Mediterrània SL), y más tarde sustituido por un anacrónico parque natural construido por fases (1997-2002; Jacobo Ríos-Capapé, Rafael Narbona y Ángel Palomar).


(Texto extraido de la "Guia de Arquitectura de Valencia" CTAV 2007. + Información)