El fomento y difusión de nuestra arquitectura es una de las tareas que este Colegio Territorial de Arquitectos de Valencia viene realizando con orgullo y satisfacción, desde su fundación. Nuestro patrimonio arquitectónico es una riqueza colectiva y un imprescindible elemento de identidad cultural, y es por ello que la exposición a la luz pública de esta selección de edificios de la ciudad de Valencia, desde su fundación hasta el momento actual, ha de constituir un importante apoyo para su conocimiento y disfrute.

MUSEO DE LA ILUSTRACIÓN Y DE LA MODERNIDAD (MUVIM)

  • MUSEO DE LA ILUSTRACIÓN Y DE LA MODERNIDAD (MUVIM)
  • MUSEO DE LA ILUSTRACIÓN Y DE LA MODERNIDAD (MUVIM)
  • MUSEO DE LA ILUSTRACIÓN Y DE LA MODERNIDAD (MUVIM)

MUSEO DE LA ILUSTRACIÓN Y DE LA MODERNIDAD (MUVIM)

Año Construcción: 
1997 (1998-2001)
Situación: 

c/ Quevedo 10, c/ Guillem de Castro 8

Autor: 
Guillermo Vázquez Consuegra, Pedro Díaz Gil, Iñigo Casero Portugal

El Museo de la Ilustración (de la red de museos de la Diputación) está dedicado al estudio y difusión del pensamiento occidental desde el final de la Edad Media. Ubicado en los jardines del antiguo Hospital (hoy Biblioteca Pública) el anteproyecto fue Primer Premio del Concurso Nacional de Ideas promovido por la Diputación de Valencia en 1997. Las alineaciones del edificio, establecidas desde el Plan Especial de Protección y Reforma Interior de Velluters de 1991, definían una planta de gran irregularidad que condicionaría la volumetría y organización interna del museo. La normativa urbanística permitía como únicas variaciones sobre el perfil dibujado limitados vuelos y retranqueos, licencias que fueron utilizadas para resolver el contenedor. Este estricto perímetro, el programa funcional y el entorno urbano en que se sitúa (rodeado de jardines, contiguo al crucero del antiguo hospital y su visibilidad desde la ronda) son los condicionantes básicos que determinan la configuración del edificio. Éste se resuelve como una gran pieza unitaria y compacta, a modo de volumen-pasaje por la perforación de la planta baja que permite la comunicación fluida entre las dos zonas verdes que lo limitan, constituyendo además este volumen macizo un telón de fondo de los jardines de la manzana. Se organiza el museo con dos bloques alargados dispuestos casi en paralelo, el primero de ellos, más largo e irregular, organiza los espacios destinados a exposición permanente en recorridos que se realizan por rampas de suaves pendientes. El segundo cuerpo, de menor longitud, da cabida a las funciones más privadas de la institución y a las exposiciones temporales. Ambos cuerpos se articulan a través de un volumen que alberga el gran vestíbulo, abierto al jardín posterior en toda su altura de cuatro plantas en una clara intención de diálogo con el lugar. Con un importante minimalismo sintáctico, los paramentos interiores y exteriores se resuelven contraponiendo grandes paños ciegos a otros acristalados, con el predominio absoluto en los primeros del hormigón visto blanco, incluyendo puntuales pero amplias superficies en el exterior de acero cortén. El edificio fue objeto de una mención en los Premios COACV 2001-2002.Vázquez Consuegra proyectó también, en 2000, el acondicionamiento de los jardines de la manzana, una actuación unitaria apoyada en la adopción de un trazado regulador según las direcciones del crucero de la biblioteca. Se organizan diferentes espacios a partir de esa unidad proyectual, rescatándose las trazas de antiguas construcciones, como el jardín con macizos de flores en el antiguo claustro entre cruceros o la iglesia excavada bajo la rasante actual. Estas obras aún no han sido iniciadas.
(Texto extraido de la "Guia de Arquitectura de Valencia" CTAV 2007. + Información)