El fomento y difusión de nuestra arquitectura es una de las tareas que este Colegio Territorial de Arquitectos de Valencia viene realizando con orgullo y satisfacción, desde su fundación. Nuestro patrimonio arquitectónico es una riqueza colectiva y un imprescindible elemento de identidad cultural, y es por ello que la exposición a la luz pública de esta selección de edificios de la ciudad de Valencia, desde su fundación hasta el momento actual, ha de constituir un importante apoyo para su conocimiento y disfrute.

IGLESIA DE SAN NICOLÁS

  • IGLESIA DE SAN NICOLÁS
  • IGLESIA DE SAN NICOLÁS

IGLESIA DE SAN NICOLÁS

Año Construcción: 
s. XV
Situación: 

Pza. de San Nicolás 9

Dedicada a San Nicolás de Bari y San Pedro de Verona, fue una de las primeras parroquias de Valencia. La primitiva iglesia medieval se renovó a partir de 1419 y se ensanchó hacia los pies a costa de parte del cementerio en 1455, época de construcción de la portada gótica de los pies, la única de esta época conservada en una iglesia parroquial de Valencia. A la derecha de esta portada existe una pequeña capilla a modo de arcosolio con bóveda de arista, obra del maestro Pere Compte. El trasagrario se levantó en 1664. En 1690 se decidiría la renovación del antiguo templo según los nuevos gustos, encargándose la traza y las obras al maestro Francisco Padilla.

Frente a la actuación en San Juan del Mercado, San Nicolás conserva sutilmente camuflada la estructura gótica, embebiéndose los nervios en yeso para facilitar la decoración pictórica. El programa iconográfico fue diseñado por Palomino, como refiere en su Museo Pictórico, aunque la ejecución material corrió a cargo de los pintores Dionis Vidal, discípulo de Palomino, Apolinar Raga y Francisco Ribera, quienes lo desarrollaron en la superficie de las bóvedas de crucería, paradójicamente añadiendo en las pinturas los nervios y claves que se habían suprimido. En los lunetos de ambos lados se refieren escenas de la vida de San Nicolás de Bari y San Pedro de Verona, acompañada cada una de adornos, figuras de virtudes y otras figuras alegóricas. En el presbiterio se representa a los dos santos llevados por ángeles a la gloria, con elementos arquitectónicos fingidos y los santos doctores en los lunetos figurados. A los pies de la iglesia aparecen los evangelistas San Lucas y San Marcos. Por debajo de la cornisa aparecen algunos elementos escultóricos de bulto, que enlazan con la tradición barroca anterior.

El campanario medieval se elevó en 1658 siguiendo la huella de San Martín, aunque ejecutado en ladrillo. En 1755 se añadió la linterna en dos cuerpos que lo remata. Singular es la disposición de la Capilla de la Comunión (de 1760 y restaurada en 1853) compuesta por dos tramos cubiertos por sendas cúpulas y separados por un arco triunfal con decoración rococó. La portada y los ventanales neogóticos de la fachada sur fueron realizados por Timoteo Calvo hacia 1864, tras la demolición de las viviendas adosadas al muro. La fachada principal y la torre campanario han sido recientemente restauradas por el arquitecto Carlos Campos. Es excepcional la colección de pinturas conservada en el templo, destacando entre ellas la famosa Tabla de la Crucifixión, de Rodrigo de Osona, una de las piezas capitales del arte valenciano del s. XV.

(Texto extraido de la "Guia de Arquitectura de Valencia" CTAV 2007. + Información)