El fomento y difusión de nuestra arquitectura es una de las tareas que este Colegio Territorial de Arquitectos de Valencia viene realizando con orgullo y satisfacción, desde su fundación. Nuestro patrimonio arquitectónico es una riqueza colectiva y un imprescindible elemento de identidad cultural, y es por ello que la exposición a la luz pública de esta selección de edificios de la ciudad de Valencia, desde su fundación hasta el momento actual, ha de constituir un importante apoyo para su conocimiento y disfrute.

LAS ATARAZANAS

  • LAS ATARAZANAS
  • LAS ATARAZANAS

LAS ATARAZANAS

Año Construcción: 
s. XIV
Situación: 

Pza. Juan Antonio Benlliure

Intervenciones: 
Manuel Portaceli Roig

El Consell de la Ciutat acuerda en 1338 su construcción, finalizándose en 1391. Construcción gótica de cinco naves de arcos diafragma de ladrillo sobre pilares rectangulares de mampostería con la tradicional cubierta de madera a dos aguas, cuyos extremos debían estar abiertos para permitir la entrada y salida de barcos. Cada nave, de unos 50 m. de longitud y 13’20 de anchura media, la forman 8 crujías. Originariamente, el complejo se completaba con diversos patios abiertos con balsas para amerar la madera y tinajas para almacenaje. Al privatizarse en 1840 son separadas las naves, macizando los vanos entre los arcos trasversales y sufriendo diversas modificaciones. Se instalan almacenes, oficinas, talleres, hasta una sala de cine, sufriendo graves alteraciones que incluso llevaron a la demolición de dos de sus arcos.Tras el proceso de expropiación iniciado en 1980 pasa otra vez a ser de propiedad municipal, momento en que se acomete el proyecto para la recuperación de un edificio en un estado bastante adulterado a pesar de estar declarado Monumento desde el año 1949. En la rehabilitación del edificio se buscó recuperar, desde una visión actual, su memoria histórica: el espacio gótico primitivo. Se finalizó en 1993, adecuando el edificio como sala de exposiciones.

Se rehicieron los arcos destruidos empleando las mismas técnicas tradicionales de los existentes: arcos de ladrillo, cimbras y relleno de hormigón ciclópeo. El cerramiento establece la continuidad con un porche (basado en el proyecto de 1409, encargo del Consell al cantero valenciano Francesc de Tona, porche que no llegó a constatarse que llegara a ser construido). Hoy en día ha perdido la comunicación natural que tenía con el mar debido a las altas construcciones delanteras, quedando todavía pendiente una recuperación espacial de parte de su entorno.

(Texto extraido de la "Guia de Arquitectura de Valencia" CTAV 2010)